El MNHN recibe los restos del sorprendente delfín prehistórico, el Odobenocetops.

· Los fósiles estaban resguardados en el Museo Paleontológico de Caldera para ser depositados en el MNHN, donde podrán ser estudiados por la ciencia. El ejemplar corresponde a una especie que habitó la zona de Cerro Ballena, en la Formación Bahía Inglesa, hace aproximadamente 10 millones de años. Son los restos más antiguos de esta especie a nivel mundial.

El Museo Nacional de Historia Natural (MNHN), institución dependiente del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural y el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, recibió el jueves 30 de agosto el espécimen Odobenocetops, un cetáceo prehistórico cuyos restos fueron encontrados en la zona de Cerro Ballena, de la Formación Bahía Inglesa, en la región de Atacama.

Los restos fósiles de este antiquísimo ejemplar estaban al resguardo del Museo Paleontológico de Caldera, desde donde fueron trasladados a Santiago –previo traspaso al Consejo de Monumentos Nacionales-, para integrarse a la colección paleontológica del Museo Nacional de Historia Natural. Ahí serán conservados y dispuestos para estudios e investigaciones de todo el mundo, tal como ocurre con el patrimonio natural que custodia el Museo Nacional de Historia Natural.

Fueron 115 los restos que fueron recibidos en el MNHN de manos de Alejandro Cornejo, Encargado Área de Patrimonio Natural del Consejo de Monumentos Nacionales. Cristian Becker, Jefe Curatorial y Científico del Museo Nacional de Historia Natural destaca el hallazgo, «las piezas que recibió hoy nuestro museo son de gran importancia paleontológica y el hecho de que lleguen a nuestro museo permitirá que estos restos no solamente estén custodiados aquí, sino que impulsarán su estudio por parte de investigadores a nivel mundial».

David Rubilar, Jefe del Área de Paleontología del MNHN, destaca este ejemplar como el primer Odobenocetops descubierto en Chile y los más antiguos a nivel mundial, puesto que los restos que recibió el MNHN serían de una data más antigua que aquellos que fueron hallados en Perú. Además, sería el ejemplar al que corresponden estos restos sería el más antiguo de su familia (Odobenocetopsidae, familia cercana a la actual Monodontidae que incluye a los narvales y belugas). «Este ejemplar abre una serie de posibilidades, puesto que podría tratarse de una especie nueva, aunque eso está bajo estudio, y la investigación que se realice con estos restos será clave para dilucidar esa pregunta», señala Rubilar.

El Odobenocetops era un delfín que vivió en el Mioceno tardío, cuyas características físicas lo asemejan a las morsas, en especial por los colmillos que poseía. Solamente se tenía conocimiento del Odobenocetops por un hallazgo en la Formación Pisco (Perú). Los restos que fueron recibidos en el MNHN corresponden a un masivo hallazgo de 2010, que comprendió el encuentro de restos de más de 40 cetáceos diversos. Por esta razón, la zona de Cerro Ballena es considerada como una de las zonas con mayor densidad de ballenas fósiles y otros mamíferos fósiles del mundo.

Cabe recordar que también fueron encontrados Caldera los restos del Pelagornis chilensis, ave marina prehistórica repatriada desde Alemania en 2009 y que fue bautizada así por los paleontólogos Gerald Mayr y David Rubilar, Jefe del Área de Paleontología del Museo Nacional de Historia Natural. El esqueleto del Pelagornis es el más grande y completo encontrado hasta ahora, y constituye una de las piezas más emblemáticas de la colección paleontológica del MNHN, al que se unirán ahora los restos del Odobenocetops.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This