Estatuto Joven: ¿Un beneficio para la juventud o para el retail empresarial?

La cámara de Diputados aprobó el Estatuto Laboral Joven  con 83 votos a favor, 51 en contra y cuatro abstenciones, entre el rechazo de trabajadores y organizaciones sindicales que cuestionaron y criticaron duramente la decisión.

La génesis de este proyecto parte el 2013 con la en ese entonces, Ministra del Trabajo Evelyn Matthei , pero tuvo un rechazo absoluto. En Julio de este año resurge en medio de las críticas de la oposición por la poca agenda legislativa del Gobierno, donde lo que se propone es la creación de un estatuto laboral especial para estudiantes entre 18 y 29 años, que permita normar el empleo juvenil en Chile.

Los cuestionamientos a este proyecto de ley no dejan a nadie ajeno del debate, principalmente porque es menester legislar por y para la y los Jóvenes en Chile. El Instituto Nacional de la Juventud, servicio que conozco de muy cerca, no ejecuta políticas públicas más que las que realiza a través de PNUD, y su función es más bien generar opinión y espacios de esparcimiento para los jóvenes entre 15 y 29 años, empero, la oferta para jóvenes trabajadores es exigua o inexistente.

La Presidenta Bachelet a través de SENCE impulsó el programa Más capaz para jóvenes, que permitió entregar  una nivelación de estudios  y enseñar un oficio a jóvenes entre 18 y 29 años, un esfuerzo necesario pero insuficiente.

Si miramos a través de Latinoamérica las diferentes instituciones juveniles como el “INJU” Uruguayo o el Instituto Mexicano de la Juventud en México, podemos visualizar rápidamente que el problema es uniforme y son los  Recursos.  Me tocó ser parte de un seminario Internacional de la Juventud donde expusieron las autoridades nacionales de las respectivas instituciones de la juventud de Latinoamérica, y la oferta era la misma. Una tarjeta que ofrece descuentos a los jóvenes, como lo es la tarjeta joven, $3.000.000 para realizar talleres(en el caso de Chile), y algunos fondos como el INCUBA que reparten entre 1 y 3 millones, es parte de la oferta programática, aparte de uno que otro fondo concursable . El resto , queda a la voluntad, creatividad y  gestión del Director de turno. Las y los jóvenes somos el patio trasero de las instituciones públicas, qué duda cabe. Tarea pendiente quizás, es la subsecretaria de la juventud, que permita robustecer la institucionalidad juvenil en Chile.

Pero quisiera retomar el tema de fondo. ¿  El nuevo estatuto laboral es un beneficio para los trabajadores jóvenes del país?.

Este proyecto especial para jóvenes estudiantes, implica una peligrosa relación entre el empleador y el empleado a la hora de que ambos deberán finiquitar si el trabajador puede tener el preciado descanso dominical y, sabemos que en una negociación de este tipo, siempre va a ganar el empleador.

Otro de los puntos de divergencia, se remiten a las horas de trabajo, ya que en definitiva,  trabajarán en horarios peak, y se les pagará por   horas trabajadas. Un absoluto traje a la Medida del retail empresarial y de los centros comerciales. Otro de los factores discutidos será que tendrán un vacío previsional importante, de casi un cuarto de la vida laboral, lo que perjudica su futura pensión.

Por otra parte, se soslaya un debate de fondo en lo correspondiente al empleo juvenil, que son los conocidos en Chile y Latinoamérica jóvenes NI-NI, los que ni estudian , ni trabajan. En Chile  los NI-NI ascienden a 750.000, y su falta de trabajo  no obedecen necesariamente a un factor de negación al empleo, sino más bien a la falta de oportunidades y a la brutal desigualdad que hay en nuestro país. Por lo cual, un proyecto de ley que no ataque el tema de fondo, siempre va a tener un tufillo elitista.

En resumidas cuentas es un proyecto, donde existirá un vacío previsional sustancial , descansos dominicales que quedarán a criterio del empleador, remuneraciones acorde a las horas trabajadas, y jóvenes trabajando en horarios peak donde el beneficio para sus empleadores serán infinitamente superior al del trabajador.

Aquí no se trata de NO legislar, se trata de hacerlo bien, se trata de no imponer  un proyecto sofístico que intenta sacar de una mentira , una verdad, y es que los jóvenes con la flexibilidad laboral, van a tener un mejor futuro.

Este proyecto normaliza la precarización laboral juvenil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This